Tráfico online

Internet se ha inventado dos veces. La primera a finales de 1995. En ese momento surgieron todas las ideas de negocio. Internet era un nuevo medio, un canal exclusivo, directo, sin intermediarios y que además permitía interactuar. Los emprendedores imaginaron y reconvirtieron entonces todos los negocios posibles: venta de comida a domicilio, agencias de viajes, sitios de compra colectiva, concesionarios virtuales… Internet era una gigantesca visión colectiva en la que los emprendedores especulaban con la idea de un mundo mejor, masivo y automatizado.

Se hablaba en esa época de la  burbuja de internet, las empresas cotizaban en el nuevo mercado donde se permitían fluctuaciones de valor espectaculares. Mientras, la realidad al menos en España era que sólo se podía navegar con modems de 14.300 bps que se conectaban a Infovía para navegar de BBS en BBS porque aún no había  páginas que visitar.

Aquella burbuja de internet la reventaron los dos aviones que chocaron contra las torres gemelas en Nueva York el 11 de septiembre de 2001. El sueño de un nuevo El Dorado se desplomó al mismo tiempo que las torres gemelas se colapsaban y hundían sobre su propia verticalidad.

Las empresas de internet no cayeron porque las ideas de negocio fuesen malas, o porque faltase inversión, o porque se dilatase mucho tiempo la página en construcción de la web, o porque la velocidad de acceso a la red fuese extremadamente baja… Todo se vino abajo porque a los negocios le faltaba “masa crítica“. No había suficiente publico, internautas, usuarios, navegantes… las webs no tenían tráfico y por esa única razón murieron tan rápido como se habían creado. No hay que darle más vueltas.

Internet se ha reinventado por segunda vez a partir de 2004 (y continúa en nuestros días). Internet resurgió sobre las mismas ideas de negocio, basándose en aquellos modelos que sí contaban con suficientes usuarios como para justificar al menos los ingresos por publicidad.

Internet se popularizaba por la llegada del ADSL, la reducción de costes de los ordenadores, el abaratamiento de las unidades de almacenamiento y memoria, la reducción de costes de estructura de los negocios tradicionales… pero el verdadero decantador del actual éxito de internet ha sido y es el tráfico. La afluencia de público, de usuarios que adoptaban rápidamente las ventajas que les ofrecían los negocios de la nueva economía: inmediatos, ubicuos, universales… accesibles desde casa, desde el trabajo, ahorrando desplazamientos, ganando tiempo, a cualquier hora del día o de la noche, abiertos laborables y festivos…

El tráfico es tan imprescindible para internet como lo es para nosotros el aire que respiramos. Ningún modelo de negocio puede concebirse sin tráfico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s