El algoritmo de posicionamiento

En el momento en el que el motor de búsqueda almacena la web también determina el ranking o posición que ocupará esa web en una página de resultados para determinada palabra clave (una misma página puede obtener muy distintas posiciones en la página de resultados del buscador en función de la keyword introducida en la caja de búsqueda).

Para determinar ese ranking los motores de búsqueda utilizan algoritmos de posicionamiento. Y es precisamente en los algoritmos de posicionamiento donde se encuentran las mayores diferencias entre los distintos buscadores.

Un algoritmo es una fórmula matemática que resuelve un problema. Aplicado a los buscadores, los algoritmos se utilizan para una vez dado un valor numérico a ciertos factores (como la importancia de una página, las veces que se cita una palabra, dónde está situada esa palabra en el contexto de la página, etc.), hallar un resultado final numérico, que sirva para ordenar la página web. Los algoritmos de posicionamiento son los encargados de clasificar los resultados de las búsquedas en un orden.

Cada buscador tiene su propio algoritmo de ordenación (Google tiene PageRank; Yahoo! utiliza WebRank). Todos los algoritmos son secretos, con tiempo y paciencia, se pueden inducir qué factores intervienen en él y en qué orden de importancia lo hacen, pero jamás se puede llegar a conocer la fórmula. No sólo por el número de variables (más de 500), sino porque el orden y peso de cada una de estas variables se cambia continuamente por el buscador, y es modificado tanto para poder ofrecer un mejor servicio como para evitar las maniobras de ingeniería inversa de los websites que quieren incrementar el ranking de sus páginas.

Los primeros motores (Yahoo!, AltaVista, HotBot, Lycos) organizaban la información contando la cantidad de ocurrencias en una página web de una determinada palabra (el término de búsqueda).

En 1998 los estudiantes de la Universidad de Standford en California (EE.UU.) Sergey Brin y Lawrence Page (Larry) presentaban un artículo titulado “The Anatomy of a Large-Scale Hypertextual Web Search Engine” en el que se definía una nueva forma de indexar páginas web valorando su importancia en función del número de hipervínculos que se dirigían a la misma (la apuntaban) desde otros websites.

Este artículo se basaba en la premisa comúnmente aceptada en el mundo académico de que la importancia de un artículo de investigación puede juzgarse según el número de artículos diferentes que lo citan.

El resultado ha sido una clasificación que desde el primer momento ha demostrado su eficacia para valorar la importancia de una página web. Brin y Page bautizaron a su primer buscador como BackRub para subrayar el hecho de que clasificaba las páginas en función del número de enlaces (backlinks) que apuntan a ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s